Nuevo Pastor para este rebaño

 

Monseñor Santiago Rodríguez,
Obispo electo de San Pedro de Macorís
Pbro. Felipe de Jesús Colón Padilla
El autor es, Juez del Tribunal Eclesiástico

Con alegría, la Diócesis de San Pedro de Macorís, ha recibido la noticia del nombramiento, por el papa Francisco, de su nuevo obispo Monseñor Santiago Rodríguez Rodríguez.


Es el segundo obispo nombrado en los veinte (20) años de su creación como iglesia particular. Siendo su primer obispo Monseñor Francisco Ozoria Acosta, transferido a la Arquidiócesis de Santo Domingo, el 10 de septiembre de 2016.
La sede vacante tuvo como Administrador Apostólico, a Su Excelencia Reverendísima Monseñor Rafael L. Felipe Núñez, obispo emérito de la diócesis de Barahona.


La misión de un obispo está descrita en el Código de Derecho Canónico, quien es puesto al frente de una iglesia particular, y ha de ejercer la función de regir, es decir, coordinar y programar el Año Litúrgico con sus agentes de pastoral. Santificar, o sea, dar ejemplo de santidad con su caridad, humildad y sencillez de vida, y promoviendo con empeño la santidad de los fieles, a través de la celebración de los sacramentos. Y finalmente, enseñar y explicar las verdades de fe que han de creerse y vivirse, hoy que estamos invadidos por las colonizaciones ideológicas y culturales. (Cf. canon 375,2; y, canon 386).


Los obispos, sucesores de los Apóstoles, están llamados a participar en la misión que Jesucristo mismo confió a los Doce y a la Iglesia (Cf. Lumen Gentium, 24).


El nuevo obispo, Monseñor Santiago Rodríguez, nació el 25 de mayo de 1968, en el municipio de Mamey, Los Hidalgos, Puerto Plata. Hijo de Ángel y Andrea (fallecidos). En el año de 1992, ingresó al Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino, y Cursó los estudios de Filosofía y Teología. Recibe la ordenación sacerdotal, el 24 de junio, por imposición de manos de Su Excelencia Reverendísima Monseñor Gregorio Nicanor Peña Rodríguez.


La formación intelectual es fundamental para responder a los desafíos que encara los tiempos actuales, por lo que años más tarde, obtuvo, en Roma, la Licenciatura en Teología Moral en la Academia Alfonsiana, Maestría en Bioética en el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum. Realizó algunos diplomados de profundización en Institutos Pastorales tanto en Colombia como en la República Dominicana.


En el momento de ser nombrado obispo de San Pedro de Macorís, se desempeñaba como párroco de la parroquia San Marcos, Vicario de Pastoral, Juez del Tribunal Eclesiástico, profesor de la PUCMM, y Capellán Militar.
Su experiencia pastoral acumulada y sus diecisiete (17) años en el ministerio sacerdotal, les ayudarán a pastorear- con la cooperación de sus sacerdotes-, aquella pequeña porción del pueblo de Dios (Christus Dominus, 11).


Al territorio diocesano de San Pedro de Macorís, también le pertenece la provincia de Hato Mayor del Rey. La primera esta compuesta, según el censo de 2105, por 392,911 habitantes; y la segunda por 173,558. La división administrativa de la provincia de San Pedro de Macorís, cuenta con seis (6) municipios y dos distritos municipales, mientras que la provincia de Hato Mayor del Rey, cuenta con tres municipios y cuatro distritos municipales.


Actualmente la diócesis de San Pedro de Macorís, tiene 28 sacerdotes, 4 diáconos transitorios, 31 diáconos permanentes, 30 seminaristas, 24 parroquias y 7 Distritos parroquiales.


La presencia de numerosas sectas, pobreza creciente, la corrupción pública y privada, la criminalidad, entre otras realidades sociales, constituye un reto y un desafío para el obispo electo Monseñor Santiago. La palabra de Dios, nos llena de esperanza, y nos viene a decir lo siguiente: “El Hijo del hombre vino a buscar y salvar lo que estaba perdido” (Lc 19,10).


La solemne ceremonia de Ordenación Episcopal y Toma de Posesión Canónica, esta prevista para el sábado 30 de diciembre a las 10:00 a.m., en el Polideportivo de la Universidad Central del Este.


Que bueno saber que nuestro hermano Santiago, pisará tierra Petromacorisana y hatomayorense. Y sabrá entonces que hay una diócesis en el mundo colocada en el mismo trayecto del sol, oriundo de la noche, de azúcar y de alcohol (…) sencillamente frutal (…) sencillamente triste, pateada y oprimida.


Que la estrella que guió a los Reyes Magos de Oriente hasta ver al niño con su madre María, te guíe, para que puesta la confianza en la palabra del Maestro Jesús, puedas con firmeza echar las redes. ¡Felicidades!

II Congreso Nacional de Pastoral Juvenil

 

NOTA DE PRENSA DE LA CLAUSURA DEL II CONGRESO NACIONAL DE PASTORAL JUVENIL
“Joven, Sal y Participa”
12 al 14 de mayo del 2017
Sede en la Diócesis de la Altagracia


Leer más:II Congreso Nacional de Pastoral JuvenilLa Comisión Nacional de Pastoral Juvenil culmina hoy su II Congreso Nacional, con el lema “Joven, Sal y Participa”, celebrado en la Diócesis de la Altagracia, del 12 al 14 de mayo del presente año. Se contó con la presencia de 450 participantes, dentro de ellos, sacerdotes, religiosas, jóvenes delegados, responsables todos de la Pastoral Juvenil a nivel nacional.


Durante el congreso, los participantes reflexionaron y pudieron discernir sobre la participación social y misionera de la pastoral juvenil, al igual sobre su protagonismo como discípulos misioneros.


Se aproximaron a las diferentes realidades sociales del país que afectan directamente a los jóvenes para identificarlos como lugares vitales para la evangelización, y así, con los brazos, abiertos misericordiosos del padre, guiarlos a través del testimonio de vida hacia la construcción de la “Civilización del Amor”.


La actividad culminó con la celebración Eucaristía de envío presidida por Monseñor Gregorio Nicanor Rodríguez, Obispo Presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, quien mencionó la frase popular: “el que no vive para servir, no sirve para vivir”, exhortando así a los jóvenes a servir, a entregarse de lleno al trabajo por las cosas de Dios. “La época privilegiada para descubrir para qué fuimos llamados es la juventud. El joven está lleno de ideales, está lleno de deseo, que quiere abrirse a la vida, y por eso deben descubrir eso que Dios le pide ser a usted”


Al concluir la Eucaristía se entregó un símbolo de envío a cada coordinador y director diocesano, y junto a ello el compromiso pactado con las acciones a realizar en vista de lo aprendido durante los tres días del congreso.


El documento conclusivo, fruto de este congreso, expresa el deseo de los líderes juveniles del país:
“El protagonismo de nuestros jóvenes en las incidencias sociales, ha de ir en pro de la transformación democrática de nuestro país. Necesitamos jóvenes capaces de ser parte activa del cambio en el ambiente donde se desarrollan, actuando proactivamente con ellos, es decir, sin atacarlos de forma negativa.


República Dominicana y cada una de nuestras diócesis deben dar el voto de confianza que necesitan nuestros jóvenes para que puedan asumir ese compromiso de transformación, bajo la verdad del Cristo Buen Pastor. Destacando que no basta crear nuevas estructuras, sino cambiar nuestro corazón.


Los jóvenes no son el futuro, son más bien el presente de nuestra Iglesia y de nuestra sociedad.
Necesitamos jóvenes valientes que anuncien a Jesús con sus vidas, que vivan la alegría del amor, que transformen sus ambientes desde la fe de la Iglesia y que sean sal y luz. Jóvenes discípulos-misioneros capaces de salir y fascinar a otros jóvenes, para que sean parte del proyecto salvífico de Jesús, amigo que nunca falla.


Por tanto, asumimos la invitación del papa Francisco: “hacer líos organizados, romper barreras y salir de nuestra zona de confort, para que, desde el Evangelio y nuestro testimonio de vida, cada una de nuestras diócesis y cada una de nuestros grupos juveniles puedan salir y participar activamente en la misión permanente de nuestra Iglesia Católica.


Que Ntra. Sra. de la Altagracia, Protectora de nuestro país nos cubra con su santo manto y nos guíe hacia una sociedad en la cual podamos vivir la tan anhelada “Civilización del Amor”.


Equipo de Comunicación y Prensa
Comisión Nacional de Pastoral Juvenil RD

 

Para acceder a la galer'ia de fotos pulsa aquí.

Un templo nuevo para la Comunión con Dios

 

Leer más:Un templo nuevo para la Comunión con DiosSan Pedro de Macorís, 26 Dic. 2017 9:45 pm. La Parroquia Jesús Buen Pastor, de esta Diócesis de San Pedro de Macorís, ubicada en el Barrio 24 de abril, celebró,  el día de  25 de febrero del presente año 2017, con mucha alegría y regocijo, la inauguración de su primera capilla, ubicada en el sector “La Puerta” del mismo barrio. La misma lleva por nombre Capilla “San Esteban”

 

Toda capilla es signo de comunión que está en el corazón del autoconocimiento de la Iglesia, en cuanto misterio de la unión personal de cada hombre con la Trinidad divina y con los otros hombres, iniciada por la fe, y orientada a la plenitud escatológica en la Iglesia celeste.

Debido a dicha inauguración los laicos se sintieron muy contentos al ver un sueño realizado, pues con mucho esfuerzo y trabajo se pudo llevar a término una obra más para el crecimiento de nuestra Iglesia Católica y para que así, muchas personas tengan un encuentro con Cristo y llevar la palabra a aquellos que lo necesiten.

 


La eucaristía fue presidida por el Sacerdote administrador de la parroquia, el P. Tomás Confesor Tejada Villar, el diácono permanente Pedro Julio y el diácono transitorio Leudy Antonio Silvestre García.

 

Para acceder al álbum de fotos pulsa aquí.

 

Agradecimientos a Masiel Mercedes, Parroquia Jesús Buen Pastor.

Ricardo Duarte Divison, nuestro nuevo Diácono Transitorio

 

 

Leer más:Ricardo Duarte Divison, nuestro nuevo Diácono TransitorioSan Pedro de Macorís, 7 marzo, 2017, 19:30. El pasado sábado 4 de marzo, en la Parroquia san Francisco de Borja (Madrid, España), por imposición de manos de Su Eminencia Carlos Cardenal Osoro Sierra, arzobispo metropolitano de Madrid, fueron ordenados siete nuevos Diáconos transitoriosde distintas nacionalidades: Samuel Beirao Sj (Portugal); Brandan Patrick Sj (EE UU); Salvo Corulla Sj (Italia); Sergio Gadea Sj (España); Miguel Pedro Melo Sj (Portugal); José Refugio Ochoa (Diócesis de Gómez Palacio, México); y Ricardo Duarte de esta Diócesis de San Pedro de Macorís. Como delegados de la Diócesis hicieron presencia en la ordenación el P. José Ramón Santana y el P. Vicente.


Mensaje de nuestro recién ordenado: "Agradezco a todas las personas que me apoyaron con sus oraciones, con una llamada, con un mensaje de WhatsApp o se hicieron presente en la celebración. Aquí en Madrid la comunidad de dominicanos hicieron notar su presencia y su apoyo, hasta tal punto que la celebración se extendió al domingo, donde estuvimos compartiendo un rato juntos después de la celebración de la misa donde le di mi primer BESO al altar. Me encomiendo a sus oraciones, recen por mí, y si Dios quiere nos vemos en Junio. ¡Bendiciones!"


Agradecemos a Dios su misericordia y compartimos con Ricardo su alegría.


Para acceder al álbum de fotos hacer click aquí.

El Papa Francisco, un profeta de la Misericordia

 


Leer más:El Papa Francisco, un profeta de la MisericordiaMadrid, 19 Nov. 2016  8:50 am (Ricardo Duarte Divison). La esencia de Dios es la misericordia. Así se reveló Dios a Moisés en Ex 34,6-9, constituyendo ésta la fórmula de gracia presente en muchos profetas, en conexión con la bondad y la fidelidad de Dios con su pueblo. El papa Francisco ha convocado un Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que se abrió el 8 de diciembre del 2015, por consiguiente, escudriñaré la Bula Misericordiae Vultus de Francisco, buscando en ella algunos elementos propios de la teología de la misericordia presente en los profetas Oseas, Joel y Jonás, con el objetivo de saber si la perspectiva de misericordia del Papa se acerca o se aleja de los profetas antes mencionados. Para mi cometido, tengo presente los siguientes rasgos que tienen que ver con la misericordia: la fórmula de gracia, la conversión de Dios, la cooperación de la criatura con Dios y la libertad de Dios para perdonar.


En primer lugar, el papa Francisco conecta su reflexión de la misericordia con la fórmula de gracia (Ex 34,6), que a su vez marca el mensaje profético de Oseas, Joel y Jonás (Jon 4,2). Esta influencia de la fórmula de gracia en Francisco se pone de relieve en el primer número de la Bula, expresando que ese Dios misericordioso que así se ha revelado a Moisés, no ha dejado de revelar de distintos modos su esencia divina en la historia.


En el capítulo 11 del profeta Oseas encontramos uno de los textos más preciosos del Antiguo Testamento, puesto que ahí se manifiesta con gran densidad el amor de Dios hacia su pueblo. Dicen los v. 8b -9a “Un vuelco ha dado en Mí mi corazón, a una han ardido mis entrañas. No ejecutaré el ardor de mi cólera, no volveré a aniquilar a Efraím, pues soy Dios y no hombre, el Santo en medio de ti y no enemigo devastador”. Con esto se nos muestra que la Omnipotencia y la divinidad de Dios, no se manifiestan en un su justa ira sino en su misericordia, que en definitiva es su esencia. El profeta resalta la conversión de Dios, puesto que su corazón da un “vuelco”, es decir, que Dios toma la iniciativa y se convierte, abriendo paso también a la conversión del hombre. Esta perspectiva de la misericordia está presente de una forma muy clara en Francisco cuando dice: “Así pues, la misericordia de Dios no es una idea abstracta, sino una realidad concreta con la cual Él revela su amor, que es como el de un padre o una madre que se conmueven en lo más profundo de sus entrañas por el propio hijo” . Esa iniciativa de Dios nunca es ignorada por Francisco, porque siempre pone de manifiesto que el primer paso para perdonar es de Dios, puesto que es Él quien sale a nuestro encuentro para tendernos la mano y hacernos caminar, y por eso, el Pontífice dice que Dios “viene a salvarnos de la condición de debilidad en la que vivimos. Y su auxilio consiste en permitirnos captar su presencia y cercanía” . Pero es el corazón de Dios el que primero se convierte y se convulsiona.


Entrando ahora en el libro de Jonás, nos encontramos con un profeta rebelde que no quiere hacer la voluntad de Dios, y que se disgusta cuando sus oyentes se arrepienten. Jonás al igual que el Faraón, quiere impedir la conversión de Dios para que tampoco el pueblo se convierta, sin embargo, Nínive se convierte por la predicación de Jonás y Dios perdona a los ninivitas (Jon 3,10). El autor del libro de Jonás resalta que nada puede impedir la misericordia de Dios, puesto que Él es libre para perdonar, pero también la criatura debe cooperar convirtiéndose. Francisco pone de relieve esa característica de Dios cuando dice que “La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona” . En ese acto supremo de la misericordia, Dios nos revela su omnipotencia y nunca esto será un signo de debilidad, por eso, nadie puede impedir que Dios perdone. El Papa sabe que la misericordia de Dios es absolutamente gratuita, pero igual que en el libro de Jonás, resalta la cooperación del hombre con Dios, por eso, en la Bula insiste en las peregrinaciones (n. 14); en las obras de misericordia corporales y espirituales (n.15); llama a meditar en este tiempo de oración, ayuno y caridad sobre algunas páginas del profeta Isaías 58,6-11; convoca la iniciativa de las 24 horas para el Señor; pone mucho énfasis en el sacramento de la reconciliación (n.17); y envía a los Misioneros de la Misericordia (n.18). Estos gestos sencillos, muestran que el hombre mediante su arrepentimiento y conversión, quiere cooperar con Dios para recibir el perdón.


Pasando ahora al mensaje del profeta Joel, encontramos que en su predicación de la desgracia y la catástrofe que viene el día de Yahvé, invita al pueblo a la conversión. En Joel 2, 12-17, el profeta hace hincapié en la actitud penitente que debe adoptar el pueblo, puesto que lo único que puede hacer el pueblo es convertirse y clamar a Dios, pero esto no condiciona la absoluta libertad de Dios para perdona, de ahí que en el versículo 14 se resalte la libertad divina para tener misericordia. El Papa no menciona de manera explícita la libertad de Dios para perdonar, pero se puede rastrear de manera implícita, puesto que Francisco insiste mucho en que es Dios quien viene al encuentro del hombre para perdonarlo, y eso ya implica la absoluta libertad de Dios para tener misericordia. El Pontífice expresa varias veces que la misericordia: “es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro” . Es decir, que Dios es el que primero se pone en movimiento con toda libertad y voluntad propia, para también ponernos en movimiento a nosotros.


Al terminar nuestro recorrido, podemos afirmar sin dificultad que la perspectiva de misericordia que usa el papa Francisco en Misericordiae Vultus, es muy cercana a la de los profetas Oseas, Jonás y Joel, por las características similares que ya hemos puesto de relieve, sin embargo (salvando el anacronismo), Francisco va más allá que los profetas, porque esa misericordia de Dios ahora adquiere un rostro en Jesucristo que nos revela la esencia de Dios.

Subcategorías

...........................................................................

#fc3424 #5835a1 #1975f2 #b487c5 #af8cb4 #3ac3c6